BENEFICIOS COSMÉTICOS

Ausencia de elementos químicos perjudiciales

La cosmética industrial emplea componentes químicos en el proceso de fabricación de sus productos. Ingredientes tóxicos, como parabenos, parafinas y aceites derivados del petróleo, que no sólo perjudican la salud de nuestra piel, sino que además son perjudiciales para el medio ambiente.

Por otro lado, los productos de cosmética natural y ecológica se caracterizan por la ausencia de elementos químicos perjudiciales. En su lugar, se emplean aceites esenciales provenientes de plantas 100% naturales con propiedades y efectos beneficiosos sobre el organismo y la piel.

Entre las ventajas del uso de estos productos para nuestra piel cabe enumerar:

Oxigenación

Los principios activos de la cosmética natural ayudan a oxigenar la piel, acabando con su aspecto opaco y apagado y nutriendo la dermis. Así se consigue una piel no intoxicada y sana.

No tienen efectos secundarios

En cambio, la cosmética industrial sí puede provocar efectos no deseados para la salud, e incluso algunos estudios han asociado su utilización con la aparición de enfermedades crónicas.

No producen alergias

Frente a las alergias que pueden originar el uso de productos industriales, la cosmética natural no provoca reacciones alérgicas al no utilizar componentes potencialmente irritantes para la piel. Por ello, son productos especialmente recomendados para personas con pieles sensibles o con problemas cutáneos, como dermatitis atópica o acné. Además, es compatible con tratamientos severos, ya sea en personas jóvenes o mayores.

Retrasan el envejecimiento de la piel

Ello se debe a sus propiedades antioxidantes.

Devuelve la luminosidad

Los productos de cosmética natural ayudan a mejorar el aspecto general de la piel.

Respeto medioambiental
y de la naturaleza

Por otra parte, los productos de cosmética natural también tienen beneficios no relacionados directamente con su eficacia sobre la piel, sino con su respeto medioambiental y de la naturaleza:

for the world

No son testados con animales

De este modo, ningún animal sufre o es maltratado para su elaboración.

Son productos veganos

En el proceso de fabricación no se utilizan materias primas procedentes de animales.

Son artículos de comercio justo

En muchas ocasiones, se trata de productos de comercio justo, que ayudan a las economías locales siendo respetuosos con el entorno.

Protegen el medioambiente

Su elaboración tiene un impacto mínimo sobre el medioambiente, reduciendo la contaminación al no usar productos químicos. Además, no tienen impacto sobre la fauna y flora marina.