Aceite esencial de mandarina

Es conocido por sus increíbles propiedades anti-hongos y antisépticas, y por ser un gran remedio para el acné y las impurezas de la piel. Posee un efecto calmante: actúa como un agente relajante de los nervios agitados. Actúa como sedante para aliviar la ansiedad, depresión y nerviosismo, y promueve un sueño saludable. También reduce tensiones y desequilibrios emocionales.

Controla espasmos, ya que tiene una fuerte propiedad antiespasmódica y actúa como un relajante para aliviar músculos y nervios de espasmo. Asimismo, es un purificador de la sangre: la propiedad depurativa del aceite purifica la sangre excretando compuestos tóxicos no deseados como el ácido úrico.