Aceite esencial de jojoba

concentra grandes cantidades de ceramidas, unas sustancias oleosas que promueven la hidratación profunda de la piel. Sus compuestos activos crean una barrera protectora contra los desequilibrios en el pH de la piel, responsables de la pérdida de humedad. Contiene ácidos grasos esenciales, útiles para revertir los signos tempranos de la edad en la piel. Promueven la segregación de colágeno y elastina, necesarias para mantener la firmeza y juventud cutánea.

Es una gran solución contra el acné y los puntos negros, ya que tiene una acción antiséptica y astringente. Dado que no deja textura grasosa, puede aplicarse en todos los tipos de pieles. Su aplicación disminuye el riesgo de manchas, cicatrices y otras imperfecciones derivadas de este trastorno de la piel.