Ácido hialurónico

Sus propiedades luchan contra la pérdida de volumen y las arrugas. Es una sustancia que se encuentra de manera natural en nuestro organismo, ya que pertenece al colágeno que se encuentra en nuestra piel. Una de sus principales propiedades es su capacidad de mantener hidratada la piel: retiene el agua en la epidermis, es decir ayuda a restaurar el volumen de nuestro rostro.

Participa en la regeneración celular por lo que su aplicación estimula este proceso. Contribuye a la regeneración de la epidermis, de los tejidos conectivos y los tejidos articulares. Además, contribuye a la formación estructural de los cartílagos, por lo contribuye a su recuperación.