Agua florar de azahar

El agua de azahar hidrata a la vez que tonifica. En las pieles secas proporciona mucha flexibilidad y resistencia, y en las pieles grasas, por sus propiedades astringentes, mantiene los poros abiertos y disminuye el exceso de brillos. Contribuye a la prevención de infecciones bacterianas por sus propiedades antisépticas, a la producción de colágeno y regeneración celular.

Su pH es muy similar al de nuestra piel, por eso se puede usar en todo tipo de pieles, incluso para las más sensibles, ya que ayuda a controlar la secreción sebácea a la vez que hidrata, calma, refresca e ilumina.