Dióxido de titanio

Debido a que el tamaño de las partículas es tan pequeño, las nanopartículas de dióxido de titanio no reflejan la luz visible, pero absorben la luz ultravioleta, lo que permite una barrera transparente que protege la piel de los rayos dañinos del sol. El uso de protectores solares que contienen dióxido de titanio ayuda a prevenir la aparición de cáncer de piel.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) de los EE.UU. evaluó la seguridad del pigmento de dióxido de titanio como aditivo de color para su uso en fármacos y cosméticos. La FDA publicó una guía que aclara el uso seguro de pigmentos de dióxido de titanio y estableció que se puede utilizar con seguridad en los cosméticos, incluidos los destinados para uso alrededor del ojo.