Manteca de karité

Contiene un alto contenido en vitaminas liposolubles. Su alta concentración en vitamina A y E ayuda en la hidratación de la piel y genera un efecto calmante, promoviendo su revitalización. Asimismo, la manteca de karité aporta un extra de triterpenos anti-inflamatorios que ayudan a retrasar efectos del envejecimiento prematuro.

Es considerada uno de los mejores tratamientos para la prevención de estrías. Dada su composición oleosa y su alto contenido en compuestos bioactivos, aporta nutrición a la piel y una mayor elasticidad. Al aplicarse sobre la piel, forma una película que ayuda a protegerla de las agresiones medioambientales, como el frío o excesivo calor.